¿Qué es la Comunidad Eucarístico Mariana Inmaculada Concepción CEMIC?

 

La CEMIC es el brazo de la Congregación de la Inmaculada Concepción en el mundo, formada por laicos y laicas que desean vivir en profundidad la gracia y misión bautismal que hace del cristiano un pueblo sacerdotal, real y profético (triple oficio de Cristo) y que lo habilita para ejercer el apostolado en el nombre de Jesús.

 

La Congregación  manifiesta
“El amor del Señor no tiene Limite y el campo del apostolado  es muy amplio; queremos  compartir lo que es nuestro carisma y misión con laicos que busquen un mayor compromiso con el señor y que tengan alguna vinculación más estrecha con la congregación de la Inmaculada Concepción”.

La CEMIC pertenece a una Congregación Eucarístico  Mariana, por eso va con María amando, adorando, proclamando y sirviendo a Dios y al prójimo.  Sigue su paso entre los hombres, compartiendo sus alegrías, sus preocupaciones, sus sufrimientos y sus angustias.  Sus miembros quieren ser modelo de una vida de fe, de esperanza y de amor, haciendo comprender a la sociedad actual que “el hombre es tanto más hombre cuando más cerca está de Dios”, y esto se aprende de María.

La fundadora de la Congregación, Beata Madre Paulina von Mallinckrodt, comprendió el mensaje del Señor, lo amó y lo hizo vida, por eso dio importancia primordial a la santa caridad y también  a la extensión del reino de Dios, que es la misión de la CEMIC.

 

Sus Orígenes:

En el Año 1995, Sor Mercedes Foster P y sor Bernardette Iubini A. hicieron un estudio sobre las “Comunidades de Asociación Laical” surgidas en la Iglesia después del Concilio Vaticano II.

Se inspiraron en la Biblia, en libros y artículos acerca del tema, en las obras de Madre Paulina von Mallinckrodt y en un informe de USA sobre la Asociación de Laicos.

Del estudio y reflexión, acompañados de mucha oración fue surgiendo el “Proyecto de la Comunidad Laical Inmaculada Concepción” (CLIC), que actualmente nos permite compartir el espíritu y el carisma  de Madre Paulina con un centenar de Laicos – damas y varones-, llamados a una vocación eucarística – mariana.

Nace en San Bernardo (en la Casa Provincial de la Congregación), el 30 de marzo de 1996 con la Consagración de 25 damas – ex alumnas de los Colegios Inmaculada Concepción dispersos a través del país – impregnadas del espíritu de Madre Paulina y dispuestas a servir a la Iglesia íntimamente ligadas a la Congregación en el apostolado laical, difundiendo el amor y la adhesión incondicional a la Santa Iglesia; el amor a la Eucaristía y la devoción tierna y filial a Nuestra Madre María Inmaculada traducido en la imitación fiel de sus virtudes.

Está presente en las ciudades de Santiago, San Bernardo, Curicó, San Fernando, Cauquenes, Concepción, Talcahuano, Valdivia, Puerto Varas y Puerto Montt.

 

¿Como Integrarse?

Para participar de la CEMIC hay que ponerse en contacto con un miembro de ella. Para esto debe existir un deseo profundo de conocer y vivir el carisma de la beata Madre Paulina, que en parte se puede expresar en: “Entregar la Caridad de Cristo a todos en un servicio alegre y cordial” y encarnarlo en la vida personal,familiar, laboral y social; darlo a conocer al mundo del siglo veintiuno. 

¡Cristo llama a los “obreros” que necesita para el mundo de hoy!

A partir del 2005, nuestra comunidad cambia de nombre y se denomina “Comunidad Eucarística Mariana Inmaculada Concepción” CEMIC, debido a la incorporación a ella de sacerdotes a la fecha, tenemos tres, por tanto ya no podía ser una comunidad laical, aunque los laicos somos mayoría.

 

Fundamentación:

Espíritu y Misión
Nuestros hermanos laicos, sedientos de Cristo y deseosos de transmitir el amor de Cristo a todos en un servicio alegre y cordial, fieles a la Santa Iglesia, se ofrecen para colaborar en la extensión del Reino de Cristo, mediante la oración, el testimonio, el trabajo, el sufrimiento y el apostolado.  “Enseñándoles a guardar todo lo que Yo os he mandado.  Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt.28,20)

El espíritu de amor vivido en plenitud por María Santísima y en forma extraordinaria por Madre Paulina, será  el faro que alumbrará su camina y la fuerza que los impulsará a vivir ya a anunciar  con intrepidez que Dios es Amor.  La CEMIC será la prolongación viva y eficaz de nuestra espiritualidad.  Los Hermanos Laicos estarán presentes en los lugares y en las actividades donde las religiosas no puedan llegar.

A la Santísima Virgen María la venerarán como a Madre, Modelo y Reina.  Como Madre, acudiendo a Ella para encontrar a Jesús.  Como Modelo, siguiendo su ejemplo en la búsqueda de la voluntad de Dios: “Haced todo lo que El os diga” (Jn 2,5).  Como Reina, consagrándole su corazón.  María los conducirá a Jesús y les enseñará a amarlo con frenesí, a servirlo y seguirlo con fidelidad.

A María Santísima se encomendó este proyecto. Confiando en que Ella lo convertirá en una célula viviente de amor a la Eucaristía y de servicio al prójimo.

 

Objetivos de la CEMIC:

●Debe estar y sentirse entrañablemente unida a la Santa Madre Iglesia, vivir el Misterio Eucarístico y alimentarse de la Divina Palabra.
●Dar la dimensión Laical al Carisma de la Congregación entregando el Amor de Cristo a todos en un servicio alegre y cordial.
●Amar y glorificar a Dios mediante una vida cristocéntrica, fomentando la devoción al Santísimo Sacramento y a la Virgen María.
●Colaborar en las obras de la Congregación mediante la Santificación de sus miembros para Gloria de Dios y beneficio de los pobres de cualquier tipo que da su pobreza.
●Imitar a la Santísima Virgen María donde quiera que se encuentren: hogar, trabajo, calle, fiestas, etc.

 

Actividades

●Colaborar en la actividad parroquial en la medida de sus fuerzas y en estrecha relación con los pastores.
●Consagrarse  a la Santísima  Virgen  y vivir según su ejemplo.
●Hacer visitas o adoración  al Santísimo Sacramento y venerar e Imitar  a la Santísima  Virgen en la Vida Diaria.
●Fomentar la lectura Bíblica.
●Rezar diariamente el Rosario y muchas veces el Ave María durante el día.
●Estudiar la vida, el carisma y la obra de la Madre Paulina e impregnarse de ella.
●Trabajar con las Religiosas en las tareas que requieran la ayuda y la competencia de los miembros de la Comunidad Eucarística Mariana Inmaculada Concepción.
●Hacer presente en lugares de beneficencia ayudando a los pobres y necesitados.
●Promover la evangelización con espíritu misionero, según el plan pastoral de los Obispos respectivos.
●Participar en retiros, jornadas de estudio sobre la sagrada escritura, carisma, historia de la congregación, justicia social, etc. y convivencias.
●Trabajar por vocaciones sacerdotales y religiosas.
●Trabajar personal y comunitariamente por la prosperidad de la CEMIC.
●Organizar reuniones y encuentros a fin de planificar, estudiar y evaluar la marcha de la CEMIC.

 

UK Bookamekrs http://gbetting.co.uk Free Bets